Cómo ayudar al planeta

AYUDAR AL PLANETA – LAS PRIMERAS 10 REGLAS PARA DESAFIAR NUESTROS HÁBITOS

como ayudar al planeta

Aunque el calor y la relajación de los días de verano nos tranquilizan, con la mente fresca nos gustaría reflexionar sobre cómo ayudar al planeta, empezando por nuestras acciones diarias. ¿Has pensado alguna vez en ello? Es más fácil de lo que parece.

He aquí una primera lista de acciones responsables y sostenibles que podría considerar.

1 – ILUMINARME INMENSAMENTE, PERO CON BAJO CONSUMO

Tratemos de reemplazar, a medida que surja la necesidad, las bombillas tradicionales con bombillas de luz que ahorren energía. Las bombillas de bajo consumo nos ahorrarán energía porque requieren menos energía y dinero porque tienen una vida útil mucho más larga que las fuentes de luz tradicionales. Por lo tanto, mientras que el precio de compra puede parecer poco rentable, los ahorros que resultarán son más que interesantes y las implicaciones ambientales son importantes.

2 – CUANDO USTED DUERME, DEJE QUE LA TECNOLOGÍA DESCANSE TAMBIÉN

Por la noche, recordamos apagar el ordenador, incluida la pantalla. Cuando terminemos de trabajar, apaguemos el ratón que funciona con pilas. Y luego nos dejamos el cargador del teléfono enchufado (¡lo sé, es muy difícil!). Cada vez que reducimos nuestro consumo de energía, el medio ambiente y también nuestras finanzas se benefician. Y si nuestros hábitos diarios desafortunadamente no ayudan ni a ahorrar ni al medio ambiente, comprometerse a cambiarlos puede ser un paso importante para vivir mejor.

3 – NO TENEMOS RECURSOS INFINITOS: ATENCIÓN AL AGUA

ayudar al planeta agua

Nos creemos que nuestros recursos son inagotables. Y a menudo, en la vida cotidiana, no nos preocupamos por ahorrar un consumo innecesario. Para no malgastar innecesariamente el agua, por ejemplo, podríamos evitar programas de prelavado para electrodomésticos como lavadoras y lavavajillas. Consideremos más bien que los detergentes actualmente disponibles permiten una higiene profunda incluso a bajas temperaturas. También en este caso, un comportamiento más responsable es beneficioso tanto para nosotros como para el medio ambiente.

4 – COCINEROS, ¡CUIDADO CON LA COMIDA Y EL CONSUMO!

Como ya se ha mencionado para el consumo de agua, también podemos ser más responsables a la hora de utilizar el horno. ¿Es siempre necesario precalentarlo durante un tiempo infinito? Obviamente no. Más bien, prestemos más atención a los tiempos recomendados en las recetas. Cuando es posible, también comprobamos la cocción desde el cristal, en lugar de abrir el aparato en funcionamiento, una operación que dispersa mucho calor.

5 – DAR AL VIDRIO LAS INFINITAS VIDAS QUE PUEDE PERMITIRSE

ayudar al planeta reciclar

Le animamos a que preste mucha atención al reciclaje. En el caso del vidrio, por ejemplo, nuestro compromiso de garantizar su reutilización es correcto, ya que se trata de un material con un largo ciclo de vida, capaz de ser reutilizado. Por el contrario, si lo dispersáramos en el medio ambiente, su descomposición se produciría en un millón de años. El reciclaje de materiales de uso común es una práctica esencial para el cuidado del medio ambiente. Al fin y al cabo, si intentamos reflexionar sobre lo que parecía complicado e incómodo al principio de la recogida selectiva, en comparación con la mayor familiaridad con la que nos encontramos hoy en día, podemos estar seguros de que el cambio de hábitos no es tan difícil.

6 – ECOLOGISTAS EN PAÑALES, CON PAÑALES ECOLÓGICOS

El consejo para todos los nuevos padres es que dirijan sus preferencias hacia los pañales ecológicos, por lo tanto, fabricados con material respetuoso con el medio ambiente, que suele ser menos agresivo para la piel de los niños. Con la progresiva desaparición de los predecesores de los pañales de tela, la propagación de los pañales desechables ha agravado el problema de la eliminación de residuos: mientras que por un lado este tipo de pañales ha hecho un gran servicio en términos de comodidad para mamá y papá, por otro lado no ha demostrado ser una solución respetuosa con el medio ambiente….

7 – LAVANDERÍA TUMBADA AL SOL

Volvamos a hablar del consumo de energía y de los electrodomésticos, en particular de los secadores. Son valiosos aliados en los días más húmedos y fríos, pero vale la pena dejarlos descansar cuando el sol y el favor del viento nos recompensan. Al secar la ropa al sol y al aire libre, naturalmente cuidaremos mejor nuestras telas, reduciremos la contaminación por el consumo de electricidad y también ahorraremos en facturas. No está mal, ¿eh?

8 – REVOLUCIÓN EN LA MESA: UNA SEMANA VEGETARIANA

Lo llamamos una semana para comer sólo comida vegetariana. Podríamos beneficiarnos de ello desde muchos puntos de vista: consumir más fruta y verdura, aprender nuevas recetas y, en general, intentar comer cosas nuevas, contener el enorme consumo de agua esencial para la cadena de suministro. Y luego, después de todo, podría resultar más agradable de lo esperado. De lo contrario, quedan 358 días para consolarse.

9 – LAVADORA SÓLO CUANDO ESTÁ COMPLETAMENTE CARGADA

¿Ha notado que en la mayoría de las lavadoras, así como en los lavavajillas, hay un dispositivo que regula el lavado en función de la carga?

En este sentido, la tecnología ya ha intentado responder a las prioridades medioambientales y a las críticas energéticas. Sin embargo, la recomendación sigue siendo válida: en la medida de lo posible, tratemos de lavar con aparatos completamente cargados y recordemos que ya no es necesario carbonizar la ropa para higienizarla. En la actualidad, el lavado a 40° es capaz de garantizar un nivel de higiene adecuado.

10 – NO MALGASTAR

Evitemos el desperdicio. Esa es la regla más sabia. Aprender a no malgastar significa adoptar una actitud consciente de las propias necesidades y de los recursos necesarios para satisfacerlas. Evitar el despilfarro significa percibir lo preciosos que son estos recursos y el respeto que merecen. Evitemos la miope indiferencia que parece no reconocer los residuos como un abuso, y reflexionemos sobre el hecho de que en todas las ocasiones en que tiramos algo que de otro modo podría ser usado, hacemos daño al medio ambiente, a la comunidad y a nosotros mismos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *