Cómo ayudar a una persona triste

Cuando una persona que te importa está triste en cierto modo, también te sientes deprimido en espíritu. El impulso inmediato es actuar para tranquilizarla, pero no siempre sabemos exactamente qué hacer, cómo movernos.


Algunas personas son muy buenas para dar consuelo a los que sufren. Otros, en cambio, no saben realmente cómo comportarse y casi se quedan paralizados ante una persona triste. Tienes que ser muy cuidadoso porque a veces la situación se puede salir de control ( podrías hacer más daño que bien).

A veces la tristeza se transmite tan fuertemente de una persona a otra que el riesgo es encontrarse en poco tiempo en un verdadero valle de lágrimas. Sólo es correcto desahogarse cuando estás triste, pero en algún momento, si notas que la persona que está sufriendo no puede volver a levantarse, tal vez sea realmente el momento de reaccionar y entrar en acción para darle un poco de consuelo y sacarle una sonrisa. Aquí hay 10 consejos para ayudar a una persona triste a recuperar un mínimo de serenidad.


1) Trate de entender si ella quiere su ayuda
A veces a los que están tristes les gustaría vivir ese momento en soledad sin la presencia de otras personas. Cada uno reacciona a su manera y es correcto respetar cualquier decisión.

2) Elija el momento adecuado
Incluso si usted ha percibido que su ayuda es bienvenida, elija el momento adecuado para actuar. Intervenga cuando la persona parezca más abierta, más dispuesta a compartir su dolor con usted.

3) Ser el hombro, dejarla ir y/o dejarla desahogarse.
La persona triste, especialmente al principio, necesita expresar sus sentimientos. Por lo tanto, es fundamental dejar que sus emociones se expresen plenamente. Es inútil tratar de aplacar las lágrimas inmediatamente, el dolor debe ser expresado!

4) Escuche atentamente
Uno de los problemas de las personas que quieren cuidar a una persona triste es que realmente no conocen la causa de esa tristeza. ¿Por qué? Porque no escucha. Las causas de la angustia de una persona nunca se explican del todo, si añadimos desatención o poca predisposición a escuchar bien, entonces estamos tomando una actitud egoísta y nada generosa.

5) Sea empático
Escuchar sin entender no te hace mucho bien. Para poder comprender el estado de ánimo de la persona a la que se quiere ayudar se necesita empatía, es decir, literalmente poder “ponerse en su lugar”. Si no sabes cómo hacerlo, puedes leer el artículo “Cómo desarrollar empatía”. Encontrará muchos consejos útiles para aprender a ser empático


6) Evite invadir su espacio
Tu papel es de consolador/hielo, no tienes que tomar decisiones en lugar de la persona triste. Cada uno toma sus propias decisiones, sus propias evaluaciones; sólo se puede dar consejos para ayudarles a sentirse mejor, para hacerles sentir su afecto.

7) No trivialice
Trivializar el estado de ánimo de una persona es irrespetuoso y contraproducente. De esta manera, la presionarás para que se cierre, para que se aleje.

8) Usar la ironía
Tratar con ironía de restar importancia a una situación difícil puede ser realmente una buena jugada si se hace de cierta manera. Trata de evitar que su situación parezca ridícula, tal vez utilizando episodios externos a la persona, pero pueden hacerla sonreír. Cuando sonreímos, el cerebro produce endorfinas que producen un efecto relajante y calmante.

9) Distraerla con lo que ama
Planee una noche o actividad que usted sabe que le gusta a la persona triste. Por ejemplo, puedes ir a su casa con su pastel favorito o llevarla a un lugar que seguro apreciará.

10) Recuérdele que usted está allí
Suena trivial, pero cuando estás triste sólo necesitas una buena palabra para mejorar el día. Recuérdale a la persona triste que la amas, muéstrale tu afecto, ¿cómo? Dile que siempre estarás ahí para ella!

Pero, ¿por qué hay tanta gente triste?

La mayoría de las veces no es la tristeza lo que es nuestro verdadero enemigo; ¡somos nuestros verdaderos enemigos! No podemos enfocarnos en el lado positivo de la vida y el vaso medio lleno. Estamos demasiado ocupados quejándonos, deprimidos, pesimistas…. Sin embargo, cada problema tiene su lado positivo. A veces no podemos verlo, pero está ahí.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *